- La incorporacion del material vegetal en la ciudad - Aprender - Puro Paisajismo | La vida es mas linda con plantas

La incorporación del material vegetal en la ciudad.

Los roof garden, o terrazas vegetadas

2020-10-24 | Puro Paisajismo

Compartir

Los roof garden, o terrazas vegetadas, son los jardines que mediante una serie de capas de aislación y drenaje, se instalan sobre terrazas, azoteas y cubiertas. Sus características son muy variables, dependiendo de la zona, el uso, la estructura de base, y muchas veces son confundidos con jardines tradicionales.

Si bien su construcción no es demasiado compleja, hay que ser muy estrictos en ciertos puntos, para que no ocurran fallas posteriores que arruinen el trabajo. Las principales cuestiones a tener en cuenta serán el peso que puede tolerar la estructura existente y el escurrimiento. Se podrá dimensionar la estructura si la obra se está realizando en función de la terraza vegetada que se incorporará al proyecto, o los materiales incorporados deberán ajustarse a la carga que la estructura existente pueda tolerar. Además se deberá tener especial cuidado con el agua, tanto de riego como de lluvia, ya que aumenta considerablemente el peso del sustrato. Es indispensable diseñar un sistema de desagüe que permita el escurrimiento lo más rápido posible.

Se puede realizar una primera clasificación de acuerdo al espesor de la capa de sustrato. Los jardines extensivos incorporan una capa de 5 a 10 centímetros de tierra y solo pueden contener césped. Las terrazas intensivas son aquellas que incorporan más sustrato y posibilitan la incorporación de una variedad mucho mayor de especies vegetales, incluso árboles.

Entre sus ventajas se pueden mencionar la aislación térmica que provee a la construcción, la disminución del efecto isla de calor para las ciudades y la disminución de la velocidad de escurrimiento del agua de lluvia, reduciendo el riesgo de inundaciones provocadas por la impermeabilización del suelo en las ciudades. Además retiene una gran cantidad de polvos atmosféricos contaminantes y reduce el porcentaje de dióxido de carbono en las ciudades.

Este tipo de construcciones se remonta al siglo VIII, cuando los Vikingos, pueblo típicamente guerrero, buscaban que sus construcciones pasaran desapercibidas en el paisaje. Así comenzaron a construir casas parcialmente enterradas, cubriendo la parte sobresaliente con césped.

Más adelante, en el siglo XVII,  algunas granjas en Noruega retomaron esta técnica por sus capacidades de aislación térmica. Comenzaron a incorporar diferentes tipos de especies, buscando las que toleraran la incidencia del sol, fuertes vientos y necesitaran poco agua de riego, reduciendo además el impacto que producían las construcciones en el entorno.

Sin embargo la técnica dejó de usarse durante mucho tiempo, debido al aumento de costo sobre la estructura que implicaba esta solución.

El primer ejemplo de la actualidad se remonta al año 1919 en la planta de purificación de agua del lago Moos, Zúrich, Suiza, siendo la cubierta ajardinada más antigua de Europa. Las áreas de filtrado de la planta incorporaron esta técnica en más de 30.000 metros cuadrados, manteniendo el agua fresca e impidiendo el crecimiento de bacterias.

Aun así la técnica no se generalizó hasta la década del 60, cuándo Alemania comenzó a ofrecer importantes descuentos impositivos a las construcciones que incorporaran terrazas vegetadas.

Hoy se calcula que alrededor del 10% de los techos de Alemania están ajardinados, y nuevas legislaciones promueven fuertemente la incorporación de nuevos espacios.

La reforma del edificio de Academia de Ciencias de California, diseñada por Renzo Piano, incorporó una terraza vegetada de 10.000 metros cuadrados, además de la ultima tecnología en soluciones aislantes. La obra duró 10 años y demando la suma de 500 millones de dólares. Además cuenta con 60.000 células fotovoltaicas generadoras de energía y paneles solares utilizados para producir el agua caliente.

La sede del Banco Santander en Madrid, España, construida en el año 2007 es la mayor terraza vegetada de Europa. En diferentes niveles suma alrededor de 100.000 metros cuadrados, que se disponen sobre áreas de estacionamiento, además de zonas de esparcimiento para los empleados, como campos de golf.

El presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, ha presentado en abril del 2009 una serie de proyectos para el desarrollo de la capital francesa, denominado Gran Paris 2030. Allí han trabajado arquitectos de gran renombre como Jean Nouvel y Christian de Portzamparc, realizando proyectos sobre los trazados del metro, parques e imponentes edificios donde el material vegetal ha sido tomado como protagonista. Hasta la actualidad la mayor terraza vegetada en Francia es la incorporada en el museo L’Historial de la Vendée, inaugurado en el año 2006 en Les Lucs-sur-Boulogne.

En la ciudad de Buenos Aires la concentración de espacios verdes es sumamente deficiente. De los 15 metros cuadrados por habitante fijados como optimo por la Organización Mundial de la Salud OMS la ciudad solo cuenta con 1.80 metros cuadrados, además de estar muy mal distribuidos. Por ello las terrazas vegetadas se presentan como una solución al déficit de espacios verdes en la ciudad, pero resulta evidente que sin la intervención de organismos gubernamentales con claras intenciones de promover este tipo de obras el desarrollo se verá limitado únicamente al sector privado.

empecemos

algo nuevo